Ramón Alejandro Caballero Chávez

Mtro. Ramón Alejandro Caballero Chávez
Mtro.

RAMÓN CABALLERO

 

¿Cuál fue tu experiencia como alumno de la Prepa UP?

Fantástica. La pasé bastante bien. La recuerdo con mucho cariño. Fueron años muy buenos en mi vida académica. De mucho rigor, de mucha calidad académica, exigencia, profesores de alto nivel. Consolidé muchas amistades que hasta el momento conservo, sobre todo del último año en que estuve en área tres y la pasé bastante bien.

 

¿Pensabas que trabajarías aquí, que darías clase?

Jamás pensé en dedicarme a la docencia. Simplemente son caminos que te pone la vida, que te pone Dios y los sigues. Es algo muy gratificante, que me ha gustado mucho. No sabía que podía hacerlo, ¡y llevo ya más de 16 años!

 

¿Qué es hay detrás de una clase, que la hace diferente?

Investigar el tema, conocerlo, buscar ejemplos, preparar el guión, las presentaciones, la técnica para impartir el tema, porque no todos se pueden impartir de la misma manera: algunos son muy teóricos, otros más prácticos, y los grupos son distintos, cada uno tiene su personalidad, y como profesores debemos adaptarnos, sin perder nuestra propia personalidad y esencia.

 

¿Cómo te vinculaste con la Prepa UP?

Inició en julio de 2014. Trabajaba con Gama en Empresariales, en la Coordinación Académica de Contaduría, en la UP. A él lo ascendieron como director de la Prepa, en 2010. Me buscó a finales de 2013, cuando trabajábamos juntos en Asesoría de Alumnos, y me propuso irme a la Prepa a coordinar área, a dar clases y asesoría. Fue algo que me sorprendió mucho, no esperaba cambiar el ambiente universitario de Mixcoac, por el de la Prepa. Es distinto, pero acepté la invitación y ha resultado ser una de las mejores decisiones de mi vida académica, profesional y personal, una gran experiencia. El ambiente de trabajo es maravilloso. Al principio me costó mucho el cambio en cuanto a la personalidad de los alumnos, porque son diferentes a los universitarios en edad, en entorno, en madurez, pero es algo normal empezar a adaptarse al comenzar a tratarlos.

 

¿Qué aprendes de ellos?

Cómo tratarlos, cómo hablarles. Llegar a ellos no siempre es fácil. Eso es un aprendizaje. Lo es también estar un poco más detrás de ellos, porque a los alumnos de universidad, con decirles una o dos veces, comprenden. Acá hay que ser un poco más insistentes; decirles las cosas una y otra vez, y de distintas maneras para que lo vayan razonando.

 

¿Qué te ilusiona de trabajar con adolescentes —y adolescentes en formación—, como los de la Prepa UP?

Ayudarlos a que formen su camino, a que tengan criterio propio, que piensen por ellos mismos, que no se dejen influenciar por los demás; que no se sientan obligados a seguir a otros: que vean por sí mismos qué les gusta, qué quieren hacer y que construyan ese camino. Ayudarlos a que descubran eso que les gusta, eso que les apasiona, y lo sigan.

 

Completa esta frase:

La Prepa UP me ha dado… aprendizaje, magníficos momentos, diversión, buenos amigos, valores.

Muchas felicidades Prepa UP por estos cincuenta años, que sigan muchos más. Gracias por todo lo que he aprendido, por todo el ambiente, por todo el aprendizaje, por todo lo que me has dado.